DIAMANTES DE SANGRE

Se denominan “Diamantes de Sangre” (Blood Diamonds) a aquellos que proceden de países productores inmersos en conflictos bélicos, y donde la extracción y comercialización de diamantes se realiza en flagrante violación de los derechos humanos más fundamentales, y con el propósito de financiar los costes de la guerra.

Contra los Diamantes de Sangre, las Naciones Unidas en colaboración con el sector del diamante dictó en el año 2003 la resolución 55/56 al objeto de certificar el origen legítimo del comercio de diamantes en el mundo.

La resolución incluye el acta del Proceso Kimberley, en la que establece el protocolo que debe seguir la extracción y comercialización de diamantes en el mundo. También establece un listado tanto de los países productores comprometidos con el proceso Kimberley, como de aquellos otros que lo rechazan. Los diamantes procedentes de estos segundos países son los denominados “Diamantes de Sangre”.

El Proceso Kimberley va dirigido a los diamantes en bruto, pero el “Sistema de Garantías” establece la cadena desde el origen hasta el consumidor final.

El consumidor puede solicitar al vendedor información sobre el origen de los diamantes que va adquirir, así como que su factura incluya la “Claúsula del Sistema de Garantías del Proceso Kimberley”.

Cláusula de Garantías del Proceso Kimberley

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, visite el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies