Instituto Gemológico Español

Explicación certificados

En esta sección ofrecemos una explicación detallada de los diferentes campos que constituyen nuestros certificados de diamantes y piedras de color del IGE.

Certificado diamante IGE

Certificado diamante IGE

En el IGE guardamos copias de todos los documentos emitidos a lo largo de más de 40 años del funcionamiento de nuestro Laboratorio. Aportando este número podrá solicitar los datos de cualquier certificado que haya sido emitido por este laboratorio en este intervalo de tiempo.

La forma se refiere al aspecto del contorno de la gema (redondo, oval, rectangular, cuadrado, triangular, etc.) en el plano del filetín.

La talla refleja unas normas seguidas en el proceso de lapidación, en cuanto al número y disposición de las facetas (brillante, esmeralda, princesa, radiant, barion, etc.).

Hay ciertos casos en los que se indica solo la forma, estos son las variantes de la talla brillante redonda (oval, pera, corazón y marquís). Se indica, por ejemplo:

Forma y talla: pera

Forma y talla: corazón

Cuando la gema no muestra una talla que se ajusta a un tipo concreto, se utiliza el término “fantasía”, por ejemplo:

Forma y talla: rectangular, fantasía


La unidad de peso utilizada para las gemas es el quilate, que equivale a 0,2 gramos.

Para la indicación del peso en el certificado no se efectúa el redondeo aritmético, la tercera decimal sólo se redondea a la centésima superior cuando se trata de un nueve (esto es norma general para todos los laboratorios internacionales). Por ejemplo:

1,498 ct son 1,49 ct en el certificado

1,499 ct son 1,50 ct en el certificado


Las medidas se determinan en milímetros con un calibre de precisión Leveridge, indicando dos decimales.

En el caso más frecuente, el de la talla brillante redonda, se hacen varias medidas del diámetro del diamante y se consideran los valores máximo y mínimo obtenidos. A continuación se mide la altura.

En las otras tallas se dan las tres medidas principales: longitud, anchura y altura. Cuando se trata de tallas especiales estas medidas se complementan con otras si es necesario.


La talla refleja unas normas seguidas en el proceso de lapidación. En relación con el diamante, estas normas adquieren un grado de severidad extraordinario en la talla brillante (redonda). La proximidad de las proporciones del diamante a las medidas óptimas de la talla influye muchísimo en el aspecto de la piedra, por lo cual los datos de proporciones de la piedra se incluyen en el certificado, siendo un parámetro importante de calidad.

Las determinaciones de proporciones se realizan relacionando cada parámetro de la gema (altura de la corona, profundidad de la culata (pabellón), anchura de la tabla, etc.) con el diámetro de la misma en tantos por ciento.

En el certificado IGE quedan reflejadas las siguientes proporciones:

– Diámetro de la tabla

– Altura de la corona

– Altura de la culata

– Espesor del filetín

La anchura de la tabla se indica sin decimales, el resto de medidas con un decimal. Para el filetín también se hace una evaluación de su espesor en tres grados (fino – mediano – grueso) y se indica su estado (rugoso, facetado, pulido, etc.).

En este certificado se prescinde del dato “Altura total” y se sustituye por “Altura de la corona” y “Altura de la culata” .La razón es que un mismo valor de este parámetro puede implicar calidades de talla muy dispares, como queda demostrado en los siguientes ejemplos:

Altura total Altura corona Altura pabellón Calidad

57 % 22 % 35 % Deficiente

57 % 14 % 43 % Muy buena

57 % 9 % 48 % Deficiente


Este término alberga características que reflejan, por una parte la habilidad y experiencia del tallador, por otra el cuidado recibido por la gema posteriormente. En este examen se evalúan los defectos que afectan a la simetría y al pulido.

En el certificado la simetría se califica del siguiente modo:

Muy buena: Ningún defecto de simetría o defectos de muy poca importancia

Buena: Defectos de poca importancia

Media: Defectos que se aprecian fácilmente

Deficiente: Defectos muy notables

La calidad del pulido se califica en los mismos 4 grados que la simetría, pero referidos al pulido.


El color es una de las características más importantes que repercute en la calidad de la gema. Bajo este aspecto, el diamante es clasificado en dos grupos: diamantes incoloros y diamantes de color fantasía. La calidad se evalúa de modo totalmente distinto en cada grupo.

La gran mayoría de los diamantes tallados pertenecen al grupo de los diamantes incoloros. De éstos, la mayor parte corresponde a la conocida serie Cape. Los diamantes de este grupo presentan un matiz característico amarillo pajizo. Se considera la mejor calidad en aquellos que presentan menor saturación en ese característico matiz.

En el laboratorio IGE, lo mismo que en los otros laboratorios reconocidos, la determinación del grado de color se realiza por comparación visual con una escala patrón de diamantes, en unas condiciones adoptadas bajo criterios internacionales. Los diamantes que van a ser examinados se limpian a conciencia con disolventes, a veces con ácidos y en el caso de apreciar algo de oro en el filetín se utiliza agua regia.

La escala patrón del laboratorio IGE consta de nueve patrones, de talla brillante redonda , cuyas características particulares de color se especifican en el ANEXO 4. Todos ellos están contrastados con escalas CIBJO, HRD.

En el certificado IGE se aplica la nomenclatura CIBJO, ampliándola por medio de la incorporación, entre paréntesis, de la letra correspondiente de la escala GIA. Por ejemplo:

“ Blanco Excepcional (E)”

Los diamantes incoloros que muestran ligeros matices distintos del amarillo pajizo, sin llegar a ser considerados de color fantasía, son catalogados como de colores equivalentes con los grados de la escala patrón. Por ejemplo, se indica:

“Presenta una ligera tonalidad malva, equivalente a un grado de color Blanco con ligero color (I)”

Los diamantes con aspecto grisáceo o que muestran tonalidades indefinidas y desagradables, no reciben calidad de color en el certificado, indicándose en su lugar:

“Color no comparable con la escala patrón de colores ”

Algunos diamantes gozan de la propiedad de mostrar un color con suficiente saturación y pureza como para ser denominados diamantes de color fantasía.

En los certificados de estos ejemplares se indican junto al color: el matiz, si procede; un adjetivo indicador de la intensidad; el término “fantasía” y el adjetivo “natural”. Por ejemplo:

“Color azul pálido fantasía natural”

El color marrón se acompaña del término “brown”, entre paréntesis, debido al fuerte arraigo que tiene entre los profesionales.


Una de las características de calidad más importantes en el diamante es la “Pureza“. Este término define el grado de trasparencia y limpieza interna de la gema. El grado de pureza viene determinado fundamentalmente por la presencia, más o menos manifiesta, de “inclusiones”. Se ha adoptado por convenio internacional que un diamante es “puro” cuando no muestra inclusiones al ser observado a diez aumentos por un experto, utilizando una lupa corregida de aberración cromática y de esfericidad.

Los defectos externos poco importantes no suelen influir en el grado de pureza, ya que casi todos pueden eliminarse fácilmente repuliendo, sin llegar a sufrir una perdida de peso apreciable. Sin embargo, en algunos casos, llegan a ser tan importantes que su eliminación podría suponer una pérdida de peso considerable e incluso la modificación de sus proporciones. Estos defectos “externos” pueden suponer una depreciación notable del grado de pureza.

La graduación de la pureza se realiza, en el laboratorio IGE, con lupas binoculares Bausch & Lomb del tipo Gemolite, utilizando iluminación de campo oscuro y luz episcópica.

La clasificación de la pureza se realiza aplicando la nomenclatura CIBJO.


La fluorescencia se observa con luz ultravioleta de 365nm de longitud de onda.

Los colores de fluorescencia azul, amarillo y verde, cuando se manifiestan limpios, son indicados como tales. Los distintos matices de la fluorescencia (amarillo-verdoso, mostaza, etc.) quedan anotados en el sobre de trabajo.

La intensidad de la fluorescencia se determina por comparación con una escala patrón de diamantes, contrastada, compuesta por cuatro diamantes de fluorescencia azul, aplicando la siguiente graduación:

Nula Ligera Media Fuerte

Ejemplos:

“Fluorescencia: Nula”

“Fluorescencia: Azul ligera”


Además de los datos referentes a la calidad del diamante, es muy importante obtener aquellos otros con los que su identidad quede establecida de forma inequívoca. De este modo, en el futuro, será posible reconocer el diamante analizado y detectar un supuesto cambio, sustitución o deterioro.

El grado de precisión en el proceso de identificación es directamente proporcional al número de datos disponibles, razón por la que, tradicionalmente, el laboratorio IGE incluye en sus certificados, el dato “Espectro VIS”, que normalmente no figura en los certificados de otros laboratorios.No obstante, adquiere verdadera importancia en los exámenes de diamantes coloreados, para diferenciar el color natural del color provocado o modificado artificialmente, y en la diferenciación de los diamantes sintéticos.

La técnica se basa en la observación de absorciones características en el espectro visible.

Como dato de identificación se considera fundamentalmente la línea en el violeta extremo a 415,5 nm, que caracteriza a la serie Cape, definiendo su intensidad aplicando los siguientes grados:

No observable – debilísima – muy débil – débil – media – fuerte – muy fuerte

En la determinación del origen de los colores de fantasía se tiene en cuenta todo el espectro visible, siendo necesario en algún caso utilizar un espectrofotómetro y sistemas criogénicos para trabajar a muy bajas temperaturas. Los casos más difíciles pueden requerir el estudio de la región del rojo extremo (741 nm) y de los infrarrojos próximos (1,93 y 2,02 mm).


En el proceso de graduación de la pureza la visibilidad es el único criterio determinante, siendo los factores más considerados: el aspecto, el tamaño, el número y la situación relativa. No se utilizan aparatos de calibración para medir las inclusiones.

En el certificado aparecen los dibujos de la gema, uno visto desde la corona y el otro desde el pabellón. Esto es indispensable para la clasificación objetiva de la pureza. También es una gran ayuda para identificar las gemas en un segundo examen.

En los dibujos, las inclusiones se presentan en rojo y los defectos externos en verde. Todas las inclusiones que se encuentran en la parte superior se dibujan en el diagrama de la corona así como aquellas que, estando en la parte inferior, son claramente visibles por la corona. Todas las inclusiones que alcanzan la superficie del pabellón o las que solo se observan por el mismo, son dibujadas en el diagrama del pabellón.


En el apartado “Comentarios” del certificado se reflejan aquellos datos, sobre el tratamiento sufrido por el diamante, que por su especial objetividad merecen ser indicados. Este es el caso de las perforaciones por rayo láser, en cuanto a la pureza, o la detección de elementos artificiales radiactivos, producidos por activación neutrónica, en cuanto a algunos tratamientos del color.

Cualquier peculiaridad de la gema, referente a su calidad, que merezca ser comentada encuentra lugar en este apartado.



Certificado gemológico IGE

Certificado gemológico IGE

A diferencia de los certificados de diamante, el número de certificado de la piedra de color comienza con un letra C. En el IGE guardamos copias de todos los documentos emitidos a lo largo de más de 40 años del funcionamiento de nuestro Laboratorio. Aportando este número podrá solicitar los datos de cualquier certificado que haya sido emitido por este laboratorio en este intervalo de tiempo.

La forma se refiere al aspecto del contorno de la gema (redondo, oval, rectangular, cuadrado, triangular, etc.) en el plano del filetín.

La talla refleja unas normas seguidas en el proceso de lapidación, en cuanto al número y disposición de las facetas (brillante, esmeralda, princesa, radiant, barion, etc.).

Hay ciertos casos en los que se indica solo la forma, estos son las variantes de la talla brillante redonda (oval, pera, corazón y marquís). Se indica, por ejemplo:

Forma y talla: pera

Forma y talla: corazón

Cuando la gema no muestra una talla que se ajusta a un tipo concreto, se utiliza el término “fantasía”, por ejemplo:

Forma y talla: rectangular, fantasía


Se expresa el color indicando el matiz, la saturación y el tono.

Se indica el grado de transparencia del modo siguiente:

transparente, semitransparente, traslúcido, semitraslúcido, opaco


Se indican los índices de refracción que pueden ser medidos con este aparato. Estos datos son importantes como ayuda para poder identificar la composición del mineral o la sustancia de que se trate. En el caso de que los índices no se puedan medir por ser demasiado altos se expresa del siguiente modo:

nD superior a la escala del aparato


La unidad de peso utilizada para las gemas es el quilate, que equivale a 0,2 gramos.

Para la indicación del peso en el certificado no se efectúa el redondeo aritmético, la tercera decimal sólo se redondea a la centésima superior cuando se trata de un nueve (esto es norma general para todos los laboratorios internacionales). Por ejemplo:

1,498 ct son 1,49 ct en el certificado

1,499 ct son 1,50 ct en el certificado


Las medidas se determinan en milímetros con un calibre de precisión Leveridge, indicando dos decimales.

En el caso más frecuente, el de la talla brillante redonda, se hacen varias medidas del diámetro del diamante y se consideran los valores máximo y mínimo obtenidos. A continuación se mide la altura.

En las otras tallas se dan las tres medidas principales: longitud, anchura y altura. Cuando se trata de tallas especiales estas medidas se complementan con otras si es necesario.


Es el dato más importante del certificado puesto que es el que define la autenticidad y el origen de la gema, es decir, el mineral o la sustancia de que se trata,si es natural o sintético (artificial), si está tratado o sin tratar.

La fluorescencia se observa con luz ultravioleta de 365 nm y 253,7 nm de longitud de onda. se indica el comportamiento a las dos longitudes de onda: color, intensidad y efectos especiales (lechosidad, distribución zonal, etc.).

La técnica se basa en la observación de absorciones características en el espectro visible. Este dato sirve como complemento para confirmar la variedad de que se trata y en otros casos su autenticidad. En los casos más complejos hay que acudir a la aplicación de técnicas espectroscópicas avanzadas (IR, EDX,LA-ICP-MS, LIBS, etc.).

Se indican las características ópticas (monorrefringencia, birrefringencia, birrefringencia anómala, colores de pleocroismo, etc.).

Se indican los detalles microscópicos más característicos de la gema en relación con su naturaleza, posible origen geográfico, rasgos que demuestran la presencia de tratamientos etc.

Este apartado se dedica fundamentalmente a la indicación de la presencia o no de algún tipo de tratamiento, asi como de la gravedad del mismo si lo hay.

En este sentido el Laboratorio del IGE procura ser lo más objetivo posible a la hora de describir estos procesos y adopta cuatro comportamientos distintos dependiendo del tipo de manipulación, siempre considerando que puede existir algún caso en el que no sea demostrable la presencia o no de tratamiento.

A) Se aprecian evidencias de no haberse realizado ningún tipo de mejoras del color y/o la transparencia.

B) No se aprecian evidencias de ningún tipo de mejoras del color y/o la transparencia.

C) Hay evidencias de mejoras del color y/o la transparencia.

a. Calentamiento sin adición de elementos extraños ni sustancias extrañas

b. Impregnación con sustancias extrañas incoloras de tipo orgánico o de tipo inorgánico producido por la alteración de las inclusiones naturales. En este caso se indica la cantidad relativa de relleno: poco significativa; significativa; muy significativa.

D) Hay evidencias de mejoras del color y/o la transparencia que se indican en “Comentarios” igual que en A),B) y C) y además el resuliado en (8) se acompaña con el adjetivo “TRATADO”

a. Calentamiento con adición de elementos extraños (difusión de Fe, Ti, Cr, Be, etc.)

b. Calentamiento con adición de sustancias extrañas incoloras de tipo inorgánico (rellenos de fracturas abiertas y cavidades

provocados por Borax, vídrios de plomo, etc.)

c. Impregnación o rellenos con sustancias extrañas de tipo orgánico coloreadas

d. Rellenos de cavidades y fracturas abiertas con sustancias extrañas incoloras de tipo ogánico

e. Irradiación con fotones gamma o partículas aceleradas

Cualquier peculiaridad de la gema que merezca ser comentada encuentra lugar en este apartado.


Socios profesionales

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, visite el enlace para mayor información. ACEPTAR